• Sanickel

La industria anticipa un año completo de crisis: recortará su inversión un 35%


Las previsiones del sector apuntan a una caída larga e intensa de la producción, y son incluso peores que las que había en 2009, tras la quiebra de Lehman Brothers Imagen de un trabajador en la fábrica de Trelleborg, en Roma. (EFE)

AUTORJAVIER G. JORRÍN @jgjorrin 30/04/2020 05:00 Ningún sector escapa de la pandemia económica del coronavirus, tampoco la industria. Las empresas anticipan un año muy difícil, de recortes y ajustes para sobrevivir al cierre de la actividad y la caída de la demanda. Sin inversión, la recuperación del empleo será más lenta y la crisis, más larga. Pero ahora, el objetivo de las empresas no es aumentar la producción ni las ventas sino sobrevivir a la crisis. La industria percibe un horizonte incluso más complicado que el existente tras la quiebra de Lehman Brothers. Según la encuesta de inversiones industriales que elabora semestralmente el Ministerio de Industria entre las empresas del sector, la inversión se hundirá este año más de un 35%. Estas son las previsiones de las compañías, teniendo en cuenta la evolución en los primeros meses del ejercicio y la proyección hasta diciembre. Covid19: La España a dos velocidades por el colapso económico La caída de la inversión no será solo la que correspondería a tres meses de parón (desde mediados de marzo a mediados de junio) sino que será más profunda. En definitiva, las empresas anticipan que la segunda mitad de año también será muy delicada y que las operaciones pospuestas estas semanas no se retomarán antes de que acabe el año. Esta previsión de caída de la inversión del 35% es incluso peor que las estimaciones que realizaba el sector en 2009. En ese momento, la economía española ya sentía con toda la dureza el envite de la quiebra de Lehman Brothers. Sin ir más lejos, durante el primer trimestre del año, el PIB se contrajo un 2,6% y la producción de la industria se hundió un 8,3%. Estos datos evidencian la magnitud de la caída que se avecina en las próximas semanas. En ese momento, las empresas industriales anticiparon una caída de la inversión para el conjunto del año del 34,6%. Esto es, casi un punto menos de caída de la previsión actual. En 2009, ya se esperaba una crisis larga y dura para España, y así fue. En esta ocasión, la esperanza era que la crisis fuera profunda pero corta, de modo que la recuperación se precipitase a partir del tercer trimestre del año. Sin embargo, a medida que pasan los días y se publican más indicadores, las expectativas de una rápida vuelta a la normalidad se desvanecen. En este momento, la preocupación del tejido productivo no es invertir sino sobrevivir. El 'stock' de crédito a las empresas se disparó en marzo como resultado de los problemas para generar liquidez. Según los datos del Banco de España, las empresas aumentaron su deuda bancaria en 15.000 millones de euros en marzo, y eso que durante ese mes todavía no estuvo operativa la línea de avales del ICO. Es de esperar que esta cifra se multiplique en abril. En cualquier caso, se trata del mayor incremento mensual de la deuda de las empresas desde el año 2007 y refleja claramente la necesidad de crédito que tienen para afrontar todos sus pagos, desde los impuestos y las cotizaciones sociales de sus trabajadores hasta los gastos fijos y los salarios. Un año perdido El indicador de clima industrial que publicó también el miércoles el Ministerio de Industria respalda los resultados de la encuesta de inversiones. El saldo de respuestas optimistas y pesimistas respecto a las expectativas de producción fue de -53 puntos. Esto es, una gran mayoría de las empresas industriales anticipa que la crisis no se terminará cuando se levanten las restricciones a la movilidad y a la apertura de negocios. Los registradores anticipan una avalancha de concursos de acreedores La crisis parece haber entrado en una nueva fase. Si en marzo se multiplicaron los ERTE, en abril se observan ya los primeros indicios de que aumentarán los concursos de acreedores Los peores datos se registran en la industria dedicada a los bienes de consumo de los hogares. Este sector prevé un desplome de las inversiones del 67,7% este año. Eso significa que casi no habrá más inversiones que las realizadas durante las primeras semanas del año previas a la pandemia del coronavirus. La caída será especialmente grave en el sector de bienes de consumo no duradero, que anticipan un desplome del 68% para este año. Esta categoría recoge, principalmente, los resultados del sector textil, que espera un gran desplome de las ventas este ejercicio. La industria de la alimentación, bebidas y tabaco proyecta una caída de la inversión del 77%. En su caso, el consumo se ha mantenido robusto en líneas generales, aunque con importantes diferencias en función de los distintos bienes. Lo que está claro es que este sector conseguirá sobrevivir incluso sin inversiones. [El Gobierno prepara la reapertura total de hoteles en julio para salvar el verano] La industria del automóvil también prevé un importante descenso de la inversión, que alcance el 18% en el conjunto del año. Este sector es clave para la economía española, por la cantidad de empleo que soporta y por las exportaciones que genera. Por el contrario, el sector que mejor resiste la caída es el de los bienes de consumo intermedio, esto es, la industria de piezas y componentes que son insumos para otras fábricas. Según la encuesta del ministerio, estas empresas apenas prevén reducir la inversión un 0,2% este año. En su caso, una buena parte de la producción se destina a la exportación, por lo que podría librarse del hundimiento de la caída de la economía española, que será mucho más grave que en la mayoría de economías desarrolladas.



4 vistas

CONTACTA 

Calle Doctor Esquerdo Nº 105 (Edificio Samaná) C.P. 28007.Madrid

 

 

SANICKEL te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por SANICKEL como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o Servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas los guardará SANICKEL. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Los datos no se cederán a terceros a no ser que lo exija una ley o sea necesario para cumplir con la finalidad del tratamiento. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad, supresión y cancelación de los datos en   info@SANICKEL.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de privacidad (enlace directo a la Política de Privacidad).

*Campos obligatorios

Tel. +34 910915188